A inicios de este torneo, Atlético de San Luis comenzaba pie izquierdo, su primer juego de la temporada fue contra Pachuca en casa y con un 0-2, las cosas no pintaban nada bien. Mucho se decía del club, ya tenía un antecedente de intento de venta, el equipo simplemente no despegaba desde que había ascendido, la afición se encontraba molesta y la directiva no encontraba al técnico adecuado para comandar al equipo.

A finales de enero el que en ese momento dirigía a los potosinos, Marcelo Mendez, fue destituido tras lo malos resultados que se dieron, y llegó a San Luis André Jardine, DT ganador de la medalla de oro de futbol junto a la selección olímpica de Brasil. El timonel jamás había dirigido en México, pero con las esperanzas de toda la afición potosina comenzó a entrenar a un equipo que, ante las estadísticas, no era favorito, pero Jardine tenía otra visión, así lo mencionó al llegar “Yo vengo a hacer campeón a San Luis”.

Aún con el problema del cociente, San Luis recorrió jornada a jornada, con juegos muy buenos, algunos terribles, pero poco a poco se sumaba más, el panorama se iba aclarando. Primero salir de la zona de peligro y el pago de la multa, después y cada vez más claro entrar a la zona de repechaje. Ya ante Monterrey, con todo en contra, ante uno de los planteles más caros de la Liga Mx y a pesar de no haber conseguido la ventaja de tener el partido en casa, el equipo se planto en el estadio regiomontano, en el que tras el empate y victoria en penales se consiguió el pase a la liguilla.

El estadio Alfonso Lastras no vivía una liguilla desde el año 2010, sin embargo esta administración tiene en su historia solamente las victorias obtenidas en la liga de Ascenso. Será esta la primera vez que el Atlético de San Luis respaldado por el Atlético de Madrid, se mida en la fiesta grande de la liga mexicana.

Hoy ante Pachuca, en su partido de ida, San Luis buscará ser el caballo negro, aquel que nadie creía que llegará a semifinales, ese que muchas veces estuvo acompañado de malos calificativos como “equipo chico”.

San Luis hoy y el sábado buscará un pedacito de gloria, la motivación para los jugadores, la retribución al apoyo dado desde España y la esperanza de que esta plaza puede darle un campeón a todos los potosinos.